Enfermedad del corazón

Devocionales 2462

Nuestro mundo está lleno de corazones rotos por la traición, corazones que un día depositaron su confianza en alguien que no supo valorar ni cuidar eso que se les entregó.

Hoy en día es difícil confiar, nadie quiere resultar herido, preferimos ser reservados, a veces preferimos no creer. Quizá no creyendo a nadie evitaremos ser decepcionados, nos convertimos en sistemas aislados de los que nada sale y en los que nada entra, en cierta manera esta es la estrategia defensiva de muchos hoy en día.

Sin embargo nuestra confianza depositada en la persona indicada tiene un valor incalculable, hay unos brazos en los cuales podemos soltarnos sin basilar porque jamás nos dejarán caer, hay uno que lejos de romper nuestro corazón quiere sanarlo y ese es Jesucristo el Señor.
Él nos pide nuestro corazón, quizá no podremos entregárselo en una pieza sino en muchos fragmentos, roto y pisoteado por la traición, pero una vez en sus manos él se encargará de unir cada pedazo, vendarlo y sanarlo con su gran amor.

Puede que muchas veces hallas entregado tu corazón y tu confianza y es probable que todas hallas recibido a cambio una decepción, a raíz de eso podrías creer que nadie valorará nunca lo que tienes para dar, pero con Dios es diferente, para él tu corazón y tu confianza son de gran valor.

«Dame, hijo mio, tu corazón y miren tus ojos mis caminos.» Proverbios 23:26
«Él sana a los quebrantados de corazón y venda sus heridas» Salmos 47:3
«Encomienda a Jehová tu camino, y confía en él, y él hará.» Salmos 37:5

No dudes en entregarte a ese Dios maravilloso el cual sanará tu pasado, cambiará tu presente y bendecirá tu futuro

One Comment

  1. Hermoso. Me encanto Debo sos una genia

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

All rights reserved to MMMUruguay - Designed By DEYM