Pase lo que pase hay que estar con el Señor

0

Pastor Alfonso Martinez 24/01/2014

2 Pedro 3:1-8, 14-18

En la vida muchas veces hay que tomar decisiones sin importar lo que pase después, ya que nuestra vida puede depender de ello. Pero en ello podemos contar con que Dios es nuestro escudo (Prov. 30:5). Es evidente entonces que solos no podemos en la lucha diaria del cristiano. Podemos contar con su ayuda y con sus bendiciones.

Por eso debemos ser agradecidos con las cosas que Dios nos da y tener en cuenta que el contar  con las bendiciones de Dios no nos faculta para discriminar a quienes tal vez la tenga en menor manera, ser bendecidos no nos hace más que otro, pero debe hacernos más agradecidos. El orgullo ciega a las personas y la altivez nos vuelve ignorantes.

En este camino encontraremos mucha oposición, esto es seguro en todo buen cristiano. Pero lo que hace que nos levantemos cada mañana a luchar contra este mundo y contra el pecado es que Dios nos ha dado una esperanza, una recompensa que podemos y debemos esperar. La venida de Cristo y sus recompensas nos ayudan a guardarnos para ser dignos de esa recompensa. En esta espera, en este anhelo, debemos buscar estar en comunión con Dios, alimentar ese anhelo cada día, no permitiendo que este mundo y sus afanes ahoguen nuestro anhelo de ver al Señor. Aunque parece que demora su venida, debemos esperarla sabiendo que nuestro misericordioso Dios está siendo paciente en la espera de que otros puedan ser salvos.

El diablo tiene como objetivo ponerse en lugar de Dios, el siempre lo ha querido así, pero una y otra vez a fracasado en su intento de ser Dios, aún así, pase lo que pasé el sigue adelante con sus planes y con su esfuerzo por buscar que la humanidad le adore a el. El enemigo muchas veces es más constante en su batalla que los mismo hijos de Dios. De antemano sabemos que Satanás nunca se va a detener, por eso la necesidad de estar alertas previniendo en ayuno y oración.

Es necesario poner límites al mundo, hay muchas cosas del mundo que no convienen al cristiano (1 Corintios 15:33). Debemos apartarnos de las cosas que nos pueden desviar de la verdad. Si una amistad mundana hace lo malo, comete pecado, es porque no conoce a Dios, debemos mostrarle el verdadero camino y la salvación y si lo rechaza apartarnos de ella, no podemos ser amigos del mundo. El apóstol Juan es aún más radical, ni siquiera bienvenidos deberíamos decirles, muchas veces hay amistades que deben ser cortadas de raíz sin importar lo que pase. Porque pase lo que pase debemos estar en comunión con el Señor. Es mejor y de más ganancia estar a cuentas con Dios que con el mundo. ¿Qué nos trae más beneficios? ¿Estar con Dios o estar con el mundo? Pase lo que pase debemos estar con el Señor. En las buenas y en las malas no hay mejor compañía que la de nuestro Dios. (Filipenses 3:2; Hechos 20:28-30; Gálatas 1:6; Colosenses 2:6,7; Hebreos 2:1)

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.