El lucrativo negocio del “fin del mundo”

0

Escritores, chamanes, gobiernos… no solo el cine se aprovecha de la supuesta profecía que augura el fin de los tiempos.

El día de hoy 21 de Diciembre de 2012, supuesto “fin del mundo” (según profecía maya que ha sido interpretada de esta manera por algunos) será una decepción más para múltiples sectas milenaristas.

Desde escritores de ‘best sellers’ y cineastas, hasta chamanes y gobiernos, todos están sacando partido de una profecía que nunca existió y que, sin embargo, ha calado tan hondo en algunos que ha obligado a otros a tomar precauciones ante una ola de suicidios que pudieran ocurrir.

Desde una perspectiva histórica, esta no es la primera ocasión que se predice el fin del mundo. En la Europa medieval, una lectura al pie de la letra del “Libro del Apocalipsis”, que profetizaba el regreso de Cristo después de mil años, hizo creer a muchos, en torno al año 1000, que el mundo llegaba a su fin. Pero lo cierto es que no fueron tantos como se creen. Los campesinos de la época (que era la población mayoritaria en aquel entonces) vivían con tantas dificultades y aislados que es muy poco probable que estuvieran enterados siquiera en qué año estaban.

Por el siglo XVI, el médico y astrólogo francés Nostradamus hizo mucha fortuna con sus famosas “Centurias” en las que, supuestamente, profetizaba muchos acontecimientos de nuestro tiempo. La verdad es que, a lo largo de los siglos, cada quien las leyó e interpretó según sus conveniencias e intereses, y vio en ellas lo que quería ver. Y más cercana a nuestra época, la profecía apocalíptica del Efecto 2000 o Y2K, que debería causar un apagón informático masivo y global, solo originó (al igual que ahora) un filón de películas que llenaron todavía más las arcas de Hollywood.

La lista de profecías apocalípticas (el fin del mundo, se entiende) es, por supuesto, más larga de lo que se cree. Alain Cirou, director de la Asociación Francesa de Astronomía, ha llegado a contabilizar hasta 183 de estas desde el inicio de la era cristiana. Fuera del conteo, quedan las que contienen la Biblia y el Corán, y las cientos de miles de profecías catastróficas que abundan en todos lados (como esa que predice la destrucción de Lima, luego de la cual los barcos anclarán en la Plaza de Armas).

 

APROVECHANDO EL PÁNICO

En todo caso, la interpretación errónea del inicio de la nueva era maya (para estos, el 21 de diciembre era una fecha final, no ‘la’ fecha final), ha dado pie a tan variopintas teorías que han servido para que miles de turistas venidos de todos los rincones del mundo redescubran esta magnífica cultura precolombina mesoamericana y vuelquen su interés sobre ella.

Y quienes mejor han sabido cosechar réditos de ello han sido los países centroamericanos donde floreció esta civilización (Guatemala, Mexico, Honduras, El Salvador y Belice). México, con extraordinarios restos arqueológicos de esa cultura como Chichén Itzá, Tulum, Uxmal y Palenque, ha reforzado la ruta maya con conciertos, exposiciones, conferencias, rituales, fuegos artificiales y hasta loterías que ha hecho crecer exponencialmente la afluencia de turistas a su territorio.

Guatemala, el centro de la civilización maya, espera nada menos que la llegada de unos 200.000 turistas extranjeros para la celebración de mañana, inicio del decimocuarto B’aktun o cambio de la era maya. Hasta Bolivia se ha sumado a los festejos. Cerca de 5.000 personas, entre autoridades, indígenas y turistas acudirán al lado boliviano del lago Titicaca para recibir ‘el nuevo tiempo’ o solsticio de verano que marca el calendario maya.

Los resultados no han podido ser mejores: la capacidad hotelera está cubierta al 90%, se ha duplicado el número de turistas a la zona y no hay vuelos disponibles.

Así, por lo menos un día en los próximos 5.000 años, los descendientes de los mayas, discriminados y sumidos en su mayoría en la miseria, gozarán de los beneficios de ser herederos de una de las grandes culturas de la historia universal.

 

LA CIENCIA DESMIENTE PROFECÍAS APOCALÍPTICAS

 LA NASA PONE PAÑOS FRÍOS

La Agencia Espacial de EE.UU. (NASA) ha desmentido hasta el cansancio que el mundo se vaya a acabar el 21 de Diciembre de 2012. “La idea de que el mundo se acabará súbitamente, por una causa cualquiera, es absurda”, aseguró el astrofísico de la NASA, David Morrison.

Más aun, la agencia decidió intervenir en el asunto y dispuso en su sitio web un blog (“Pregúntale a un astrobiólogo”) donde responde a las inquietudes de todos aquellos preocupados con el fin del mundo. La decisión la tomó luego de recibir miles de mensajes y cartas de personas que pensaban quitarse la vida antes del fatídico día.

Entre los muchos mitos que desmonta la NASA se encuentra el que afirma que ese día, el 21 de diciembre, la Tierra chocará con el inexistente planeta Nibiru (las imágenes que circulan en Internet de este supuesto planeta son falsas ) o un asteroide gigante.

Tampoco se producirá la tan temida alineación galáctica, ni una masiva erupción volcánica como la que hace 74.000 años dejó al mundo sumido en un invierno nuclear durante décadas. Mucho menos se producirá una inversión de los polos magnéticos o una tormenta solar de proporciones gigantescas que paralizará al planeta como afirman las escuelas apocalípticas o milenaristas.

 

 

Tomado y adaptado de Impacto Evangelístico

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.